«Las únicas cosas que no me gustan son las ubres y los chunchules (…) pero igual me gusta el sánguche de potito, porque el potito viene bien limpio», confiesa el crítico gastronómico Esteban Cabezas. El creador de Julito Cabello cuenta que le tiene fobia a la gente aburrida y que le han preguntado si es rico o si está vivo. “Es súper útil leer”, dice el periodista que, desde muy niño, es un voraz lector.

Conoce más sobre Esteban en su sitio web.



¡Pssst! ¿Te cuento algo? «Las aventuras literarias de Egard y Lupe» están disponibles en Youtube. Suscríbete al canal de Ojo en Tinta para revisar todos los capítulos.