El sitio web Memoria Chilena, perteneciente a la Biblioteca Nacional de Chile, contiene miles de documentos digitalizados de alto valor patrimonial —propiamente contextualizados—, para su descarga gratuita. Entre ellos, “Modo de ganar el Jubileo Santo” (1776), el primer impreso chileno, y “Aurora de Chile” (1812), nuestro primer periódico.  Para celebrar sus 15 años, el equipo de Memoria Chilena seleccionó para Ojo en Tinta 15 primeros libros de autores chilenos, disponibles en su plataforma.

Rosario Orrego: Alberto, el jugador

 

Rosario Orrego tuvo una educación privilegiada para el siglo XIX: fue educada en su hogar y en diversos colegios, y leyó a autores extranjeros y nacionales. Antes de los 19 años, ya se había casado y tenido cinco hijos. Tras enviudar, se trasladó a Valparaíso e inició su labor literaria, publicando poemas y colaboraciones en revistas bajo el seudónimo “Una madre”. En 1860 se convirtió en la primera novelista de Chile, con la publicación por entregas de “Alberto, el jugador”, en la Revista del Pacífico.

Título: Alberto, el Jugador
Autor: Rosario Orrego
Año: 1860
Editorial: Revista del Pacífico.
Link de descarga.

 

Augusto D’Halmar: Juana Lucero

 

Augusto Thomson (1882-1950), quien luego sería conocido como Augusto D’Halmar, pasó un tiempo en el Seminario Conciliar de los Ángeles Custodios antes de abandonar la formación religiosa en 1899 y  dedicarse a las letras. Tres años después publicó “La Lucero” (que luego se llamó “Juana Lucero), un relato testimonial de Santiago de 1900 y un acabado retrato de la vida en el Barrio Yungay. El libro es considerado un precursor del realismo en Chile, expresión más directa de la influencia de Emile Zolá en los narradores locales.

Título: Juana Lucero
Autor: Augusto D’Halmar
Año:1902.
Editorial: Impr., Litografía y Encuadernación Turín,
Link de descarga.

Baldomero Lillo: Sub-terra

 

En 1903, un narrador joven y desconocido de Lota ganó el concurso convocado por la Revista Católica con su cuento “Juan Fariña”. Un año después, ese relato junto a otros siete sobre la vida de los mineros de Lota se publicaron bajo el título “Sub-Terra” (1904). El libro fue un éxito comercial sin precedentes y se agotó en tres meses. Su segunda edición fue recién en 1917: incluyó cinco cuentos nuevos y modificó tres relatos originales.

Título: Sub-terra
Autor: Baldomero Lillo
Año: 1904
Editorial: Impr. Moderna.
Link de descarga.

Pedro Prado: Flores de cardo

 

Pedro Prado (1886-1952) había publicado solo tres cuentos en el diario El Independiente y la revista Zig-Zag, cuando en 1908 editó “Flores de cardo”. Su primer poemario produjo en el lector y la crítica una mezcla de admiración y estupor: introdujo el culto al verso libre y rompió con las sujeciones métricas. Fue el punto de partida de muchas y sustanciales transformaciones en la lírica nacional.

Título: Flores de cardo
Autor: Pedro Prado
Año:1908
Editorial: Imprenta Universitaria,
Link de descarga.

Armando Donoso: Los nuevos

 

Armando Donoso (1886-1946) era un conocido crítico literario que publicaba textos en periódicos y revistas, cuando en 1912 publicó su primera colección de Ensayos. En “Los nuevos”, Donoso  examinó parte del mapa literario chileno de su tiempo, postulando que en sus contemporáneos se podía percibir una nueva literatura, una tradición literaria propiamente tal. En sus páginas aborda autores como Baldomero Lillo, Víctor Domingo Silva y Carlos Pezoa Véliz, entre otros.

Título: Los nuevos: La joven literatura chilena
Autor: Armando Donoso
Año: 1912
Editorial: Valencia : F. Sempere y Cía. Editores,
Link de descarga.

 

Pedro Sienna: El tinglado de la farsa

 

La poesía del multifacético Pedro Sienna ya había alcanzado difusión pública en 1914, cuando envió dos de sus poemas a los primeros Juegos Florales de Santiago. Uno de ellos, “Rogativas a mi corazón”, quedó en segundo lugar, sólo superado por un poema de una joven profesora nortina, Gabriela Mistral. Dos años después, a los 2 años, Sienna publicó su primer libro de sonetos, dedicados a una de sus muchas pasiones: la vida del teatro.

Título: El tinglado de la farsa
Autor: Pedro Sienna
Año: 1922
Editorial: Impr. Universitaria,
Link de descarga.

Nicomedes Guzmán. Croquis del corazón

 

Este libro de poemas fue un regalo de Nicomedes Guzmán (1914-1964) para su futura esposa, Lucía Salazar. En 1934 el autor – con la firma de Darío Octay- confeccionó en su totalidad este ejemplar único: estuvo a cargo de la escritura, diseño, ilustración y encuadernación. Lucía Salazar lo conservó hasta el día de su muerte y, en 2015, el libro fue editado por primera vez por la Fundación Nicomedes Guzmán en conjunto con la editorial Victorino Lainez.

Título: Croquis del corazón
Autor: Nicomedes Guzmán
Año:1934
Editorial: Manuscrito.
Link de descarga.

Carlos Droguett: Los asesinados del Seguro Obrero

 

Movilizado por la matanza de estudiantes que ocurrió en el edificio del Seguro Obrero en 1938, Carlos Droguett (1912-1996) publicó su primer libro, una crónica titulada “Los asesinados del Seguro Obrero” (1940). En la introducción escribe: “Verdaderamente, esto no es un libro, no es un relato, un pedazo de la imaginación, es la sangre, toda la sangre vertida entonces que entrego ahora, sin cambiarle nada; sin agregarle ninguna agua, la echo a correr por un lecho más duradero y más sonoro”.

Título: Los asesinados del Seguro Obrero
Autor: Carlos Droguett
Año: 1940.
Editorial: Ercilla.
Link de descarga.

María Luisa Bombal: La última niebla

 

En Chile la literatura se había movido definitivamente al campo del realismo cuando  en 1935 María Luisa Bombal (1910-1980) lanzó “La última niebla”, donde combinó realismo con elementos surrealistas y fantásticos. Fue publicada primero en Buenos Aires, donde la autora residía invitada por el entonces cónsul –y su amigo- Pablo Neruda.  La edición chilena fue varios años después, en 1941, con un prólogo de Amado Alonso que se preguntaba: “¿Por qué la crítica local no habrá anunciado La última niebla, como un libro importante?”

Título: La última niebla
Autor: María Luisa Bombal.
Año:1941.
Editorial: Nascimento.
Link de descarga.

Miguel Arteche: La invitación al olvido

 

“Aquí está la poesía de Miguel Arteche, que no tiene forma ni color, pero sí tiene aroma, un aroma nostálgico”, escribe Eduardo Carranza en el prólogo de “La invitación al olvido” (1947), primer volumen de poesía de Miguel Arteche (1926-2012). Su primer libro (muy influenciado por Luis Cernuda) tuvo como principal tema el sur de Chile, lugar donde nació (Nueva Imperial). En 1996, Arteche recibió el Premio Nacional de Literatura.

Título: La invitación al olvido
Autor: Miguel Arteche
Año: 1947
Link de descarga.

Armando Uribe: Transeúnte pálido

 

“Hace cuatro años, tú estabas en el último de tus Humanidades”, escribe Roque Esteban Scarpa en el primer poemario de Armando Uribe (1933), en 1954. La edición es de la Academia Literaria de Ex alumnos del Saint George’s College y cuenta con la asesoría e introducción de Scarpa:  “No siempre se nos concede la gracia de contemplar el nacer de un poeta, de un verdadero poeta, adolescente y seguro, dueño de un idioma y de una experiencia milagrosa y celeste”.

Título: Transeúnte pálido
Autor: Armando Uribe
Año:1954.
Editorial: Ediciones del Joven Laurel.
Link de descarga.

Cecilia Vicuña: Sabor a mí

 

Cecilia Vicuña (1948) presentó su primer libro individual de poemas, “Sabor a mí” en 1973, en Londres. Publicado solo dos meses después del golpe de Estado en Chile, este “libro precario y peligroso”, como lo describió Felipe Ehrenberg, fue pensado por la poeta y artista visual como un diario de vida, donde cada día es un objeto y todos los días forman una novela. “El lujo de este libro (…) yace en el simple hecho de haber sido producido”. Fue una edición bilingüe de 250 copias.

Título: Sabor a mí
Autor: Cecilia Vicuña
Año: 1973
Editorial: Beau Geste Press,
Link de descarga.

Carmen Berenguer: Bobby Sands desfallece en el muro

 

En 1983 y en plena dictadura militar, Carmen Berenguer imprimió de manera artesanal su primer libro: fue un homenaje al poeta y revolucionario irlandés Bobby Sands, quien falleció tras una prolongada huelga de hambre bajo el régimen británico de Margaret Thatcher. Con él, la poeta, cronista y artista visual realizó un homenaje a los prisioneros políticos que luchaban por reivindicar la situación sociopolítica en Chile.

Título: Bobby Sands desfallece en el muro
Autor: Carmen Berenguer
Año: 1983
Editorial: La autora.
Link de descarga.

Diamela Eltit: Lumpérica

 

En rigor, el primer libro de Diamela Eltit fue el volumen de ensayos “Una milla de cruces sobre el pavimento” (1980), pero “Lumpérica” (1983) fue su primera novela. Escrita en dictadura, intentó reflejar ese difícil ambiente. La censura fue parte importante de la escritura: no sólo porque la autora sabía que el libro iba a ser afectado por ella, sino también por la autocensura.

Título: Lumpérica.
Autor: Diamela Eltit.
Año: 1983.
Editorial: Ediciones del Ornitorrinco.
Link de descarga.

 

Soledad Fariña: El primer libro

 

“Había que pintar el primer libro pero cuál pintar”, inicia Soledad Fariña en ópera prima “El primer libro” (1985). En esta obra, los poemas indagan y cuestionan el proceso mismo de la escritura, en una época en que la poesía femenina chilena vivió un proceso de auge creativo. La obra de Fariña se sumó al de otras autoras que desde la poesía reposicionaron el lugar de la mujer y de su escritura en el mundo literario chileno.

Título: El primer libro
Autor: Soledad Fariña
Año: 1985
Editorial: Ediciones Amaranto.
Link de descarga.