La FILIJ 2019 ya terminó y aprovechamos de preguntar a cinco editoriales cuáles fueron los títulos más demandados por los asistentes de la trigésima edición de este evento en el Parque Bustamante. Hay producción chilena, autores consagrados y también emergentes. Acá van sus respuestas.

Tamara Fernández de Liberalia Ediciones: «En la Feria hemos tenido buenas ventas de El monstruo de colores [de Anna Llenas]. Ese se agotó, la gente lo busca mucho porque es para trabajar las emociones con los niños. La pequeña oruga glotona, de un ilustrador bastante conocido, Eric Carle, se agotó rápidamente. Otra tercera venta bastante buena ha sido En aquel faro [de Luisa Rivera], de edición propia. Este libro salió hace menos de un mes y tiene que ver con el traspaso de costumbres y conocimientos de personas mayores a sus nietos. [Luisa] partió haciendo mucha ilustración con nosotros, tenemos varios libros ilustrados por ella: Breviario mínimo [de Diego Muñoz], hay un rescate de cuentos inéditos de Subterra [de Baldomero Lillo]”.


Maximiliano Parra del stand de SM: «Los libros más vendidos son Historia gráfica de Chile [de Magdalena Ibáñez, María José Zegers y Alfredo Cáceres], E.T. El extraterrestre [de Melissa Mathison] y Regreso al futuro [ilustrado por Kim Smith]. Es la ilustración lo que llama la atención, sobretodo de los niños, para que quieran leer y acercarse a la lectura. ‘Historia gráfica de Chile’ es un libro muy completo porque te cuenta toda la historia de Chile desde sus inicios, desde la conquista hasta el gobierno de Michelle Bachelet, pasando por grandes figuras de nuestra nación. Generalmente la gente ve el libro, comienzan a hojearlo y se dejan seducir por la gráfica. Hay una cosa nostálgica en E.T. El extraterrestre y Regreso al futuro, porque son libros que están ilustrados para niños pero llaman la atención de los padres: son películas que vieron cuando eran niños. Verlo gráficamente llama la atención tanto al papá como al hijo».


Cristian Zapata del Fondo de Cultura Económica: «Lo que más se ha vendido durante la feria han sido estos cuatro títulos. El primero es Secreto de Andrea Maturana y Francisco Javier Olea. Este libro fue presentado en el primer fin de semana de la Feria. En general los libros de Andrea Maturana han tenido buena recepción en el público infantil. Este habla de cómo una niña descubre un día un secreto innombrable y esto la deja un poco choqueada y trata de explicarlo de alguna manera y no logra hacerlo. Oliver Jeffers es el ilustrador y autor estrella del catálogo infantil; lo que más se ha vendido de él son estos tres títulos: Aquí estamos, la novedad, llegó el año pasado [2018], mezcla cosmología, geografía, y datos sobre el ser humano. Los otros dos son clásicos [de Drew Daywalt ilustrados por Jeffers]: El día que los crayones renunciaron y El día que los crayones regresaron a casa, sobre este niño que se llama Duncan al que los crayones le escriben una carta reclamándole porque no han sido utilizados».


Eduardo Garcés, jefe de stand de Planeta Sostenible: «Los más vendidos han sido  101 animales chilenos para los niños es bien lúdico y trae información adicional sobre cada especie animal, con una breve reseña de los ecosistemas donde viven. Y este, Mi primer libro de aves chilenas, similar al de animales. El diseño simple es atractivo  para los niños, muestra imágenes claras, es fácil de leer y eso llama la atención”.


Constanza Mendoza del stand de Hueders, Ekaré Sur y Liebre: «Los libros que más se han vendido en esta Feria es la colección de Sapo, sobretodo Sapo enamorado [de Max Velthuijs, Ekaré], Vamos a cazar un oso [de Michael Rosen, Ekaré], La sorpresa de Nandi [de Eileen Browne, Ekaré] y también el libro de Origami [de Patricio Kunz, Hueders] que está buenísimo porque viene con el papel prepicado para llegar y hacer las figuras; está muy bien hecho, viene con el papel ahí mismo, no tienes que comprar otro. Además, los papás buscan que los niños hagan otras cosas además de ver tele, estar con el celular. Los otros libros se venden mucho porque son historias que están súper bien desarrolladas, es buena literatura”.