federicobianchiniUna posibilidad: Periodista argentino, editor de Revista Anfibia, profesor de la Universidad Nacional de la Plata.  ¿Vamos con otra? Premio Nuevas Plumas de la Crónica Iberoamericana (2010) y Premio Don Quijote-Rey de España (2013). Además, escribe cuentos y adhiere al postulado de que ser periodista es una forma divertida de ser pobre.

En los últimos días de la Feria Internacional del Libro de Santiago nos juntamos a conversar con Federico Bianchini (1982) sobre su primer libro Historias extremas (Ceibo, 2014). “Me llamaba mucho la atención la necesidad de estos personajes por esforzarse tanto, por querer superarse a sí mismos todo el tiempo”, dice. ¿A qué se refiere? A nadar ocho horas sin parar, a correr una carrera de 90 kilómetros o a a completar un tetratlón con un historial de once operaciones al corazón.

El coloquio, con sonido ambiente de cafetería, sigue con la trayectoria de Bianchini y sus métodos de trabajo. Luego nos detenemos en su experiencia como editor de Revista Anfibia, en la que académicos de la Universidad Nacional de San Martín escriben artículos conjuntamente con periodistas. “Hay parejas que discuten, parejas que se amigan”, cuenta sobre este esfuerzo por la divulgación del conocimiento. “Los medios muchas veces son endogámicos y siempre publican a los mismos personajes”, reflexiona también sobre sus desafíos en la revista digital.

historiasextremas“Cuando uno cree que algo de lo que escribió es muy bueno, es porque se está comparando mal”, piensa al tocar el tema de los elogios (muchos de ellos provenientes de los fallos del jurado de los premios que ha obtenido). “La idea es compararse, con la vara bastante alta, como para poder seguir”, añade el comunicador que tiene su premio-estatuilla del Quijote de La Mancha junto a muñecos sobre su biblioteca en Buenos Aires.

Más tarde hablamos de autores argentinos “imperdibles”, de sus motivaciones para buscar historias, de la utilidad de los talleres literarios, del estado del periodismo en Argentina y, por cierto, de su blog Me despertó un gemido (en el podcast sabremos cuál).

En la música nos acompañan: Queen, Lou Reed y Buena Vista Social Club. Go on.