En “Hablan los Hijos”, Andrea Jeftanovic desarticula la figura de la infancia en la literatura Iberoamericana contemporánea, que ha sabido plasmar múltiples metáforas discursivas del orden de los adultos, a través del ejercicio de construir protagonistas infantiles.

Toda narración constituye en sí misma una forma de sentido, y a su vez, todo niño y niña sitúa una subjetividad que denuncia la grandilocuencia del mundo adulto y social. En el ejercicio de fusionar ambas cosas, se obtiene una literatura infantil que ha sabido tejer relatos otorgando voz, lugar, poder y tiempo a narradores pequeños, a través de la estrategia de un autor adulto que se sitúa tras ellos.

“Hablan los hijos: Discursos y estéticas de la perspectiva infantil en la literatura contemporánea” (Cuarto Propio, 2011), libro de Andrea Jeftanovic, en coautoría con María José Navia, María Belén Pérez y Lucía Sayagués, instala la infancia como transmisión, discurso, deseo y lugar de infinitas relaciones surgidas desde las más variables esferas. Subrayando la posibilidad discursiva y estética que transporta la perspectiva infantil en la literatura. Posibilidad, por lo demás, no exclusivamente literaria.

Andrea Jeftanovic, quien anteriormente escribió “No aceptes caramelos de extraños”, cuentos reunidos que indagan en las relaciones de padres, hermanos y parejas, a través de la presencia (o ausencia) de niños, construye aquí una compilación de ensayos recargados de interrogantes significantes en torno a narrativas infantiles de autores iberoamericanos, tales como Ana María Del Río, Clarice Lispector, Francisca Bernardi y Ana Harcha, Laura Alcoba, Lygia Fagundes Telles, Antonio Lobo Antunes, Beatriz García Huidobro, Andrea Moro, José Sanchís Sinisterra, José Triana, Juan Mayorga y Compañía La Troppa. El texto invita a un viaje profundo y profuso en una extensa línea de tiempo e historia que encumbra el estatus de los niños para desarrollar también la historia de Chile.

Las novelas y textos dramáticos seleccionados y analizados, desechan la actitud o lugar de un lector que frente a la literatura infantil pueda mostrarse desinteresado. Todo lo contrario. Los relatos nos recuerdan y revelan esas determinaciones que han existido tras las construcciones socio-político-culturales de ciertos enfoques ideológicos y literarios. Nos preguntamos y nos responden, sobre esas clásicas finalidades moralizantes que terminan por gobernar las estructuras dramáticas tras esas historias “para niños”.

“A veces los narradores/protagonistas de los textos mencionados relatan la trayectoria de la casa paterna a la comunidad de ida y vuelta y los inevitables desvíos con ese nuevo repertorio de experiencias y aprendizajes , que implica interacción con otros personajes y que conforman un nuevo modo de ser y de habitar, de imponer un lenguaje, una lógica y una experiencia de la ciudad y de instituciones como la escuela”.

Los ensayos agrupados en cuatro partes (“Violencia y autoritarismo en el cuerpo infantil”, “Padres e hijos al paredón”, “La infancia en los intersticios del lenguaje y el mercado”, y “La infancia como un espacio de indagación existencial”), abordan también ese deseo por transitar en el terreno de lo imaginario, cognitivo y sorpresivo que configura lo infantil. Terreno de un poder ilimitado que pone a prueba conceptos puramente humanos, como la memoria y la verdad, y que a su vez instala el universo de lo infantil como un espacio de pura vitalidad que es, por ende, un espacio disputado. A ratos censurado, a ratos omnipresente.

En este libro, Andrea Jeftanovic no sólo nos ofrece páginas, lecturas, autores y momentos literarios, sino también políticas, históricas, ideológicas y estéticas que nos ponen en sintonía con nuestra contingencia social, logrando establecer re-lecturas críticas sobre esas suertes de pautas de conducta que pululan y hierven por ahí disfrazadas de moralidad, siendo literalmente inmorales.

Los niños y niñas en “Hablan los hijos”, colocan sus cuerpos y nuestros cuerpos en el espacio del poder, del abuso, de la denuncia, de la existencia y la dominación, del mercado y la moda. El libro infantil como mercado, crítica, revelación, aprendizaje y comunicación. Una infancia que transita en el vaivén de la ficción y la no-ficción, de lo natural y lo artificial.

 

Hablan los hijos: Discursos y estéticas de la perspectiva infantil en la literatura contemporánea
Andrea Jeftanovic, en coautoría con María José Navia, María Belén Pérez y Lucía Sayagués.
Editorial Cuarto Propio, 2011.
273 páginas.