Marco Silva es diseñador de profesión, pero ha trabajado como publicista, guionista y conductor de radio y televisión. Para la mayoría es reconocido por su participación en los programas “Plaza Italia” y “Plan Z”, del extinto canal Rock & Pop. Conversamos con él a raíz de su primer libro “Y ahora qué” (Ediciones B), crónicas en las que con humor y desencanto reflexiona sobre el Chile que no fue.

“Una crónica es una derrota. Es un texto que quería ser otra cosa, algo más grande, pero se queda en algo chico. Es, en el fondo, un taller de ideas. Y funciona así, como pildorita”. La definición de crónica que Marco Silva entrega en esta conversación sirve para comprender su primer libro: Y ahora qué, donde analiza el Chile actual y pone en papel ideas que le han rondado por años (incluyendo recuerdos de infancia y juventud). El protagonismo del libro, sin embargo, lo tiene la decepción.

Silva, que fue Director de Arte de la campaña de Patricio Aylwin y voluntario en la campaña del “No”, nos habla derechamente de traición: “Entramos en una órbita de país desarrollado, pero ese desarrollo es triste y cruel”. Durante la conversación añade las preguntas: “¿Sobre quiénes se montó la estructura de este éxito económico? ¿Qué pasó acá, cuál es el futuro que nos estamos inventando?”.

Al hablar de humor, Silva se declara admirador de Monty Python y comenta el humor actual en televisión, particularmente el de El Club de la Comedia: “El humor es una herramienta crítica. Me interesa como herramienta para generar quiebres, espacios para dialogar; no si es sólo superficialidad. Me gusta el humor de payasadas, pero me siento más cómodo en un humor que puede gatillar cosas. Si no existe eso, no hay vuelo. Si hay crítica e ironía sirve para abrir la cabeza y, de paso, no morirnos de lata. El humor que veo está más preocupado del rating y de la cachetada”.

La conversación es variada. Silva recuerda su época en Plan Z, hablamos también de la rana Darwin, la gran responsable de la derrota de Andrés Allamand en las primarias presidenciales y, también, sobre el futuro. En estos momentos, Marco Silva prepara una novela, inspirada en la serie Los Soprano, llamada San Diego, que será la primera parte de una saga relacionada con un Santiago negro.