Ha muerto Ursula K. Le Guin, una de las escritoras más brillantes y conmovedoras que he tenido el placer de leer, gracias a la editorial Minotauro de Francisco Porrúa que publicó gran parte de su bibliografía en español. Pude disfrutar obras profundas, también divertidas, donde nos veíamos reflejados como sociedad y cultura, ocupando para eso géneros habitualmente despreciados por la academia y la crítica, como la ciencia ficción y la fantasía, influenciada sin duda por la experiencia como antropólogo cultural de su padre: Alfred Kroeber. En la mayoría de los libros de Le Guin hay civilizaciones extranjeras que se enfrentan a otras que no entienden con distintos resultados (el exilio, la esclavitud, el amor) y en todas hay un profundo interés por los seres humanos y sus circunstancias, independiente del escenario en donde se encuentren. Su obra y temas principales como la protección del medio ambiente, el pacifismo o el feminismo, fueron una grandísima influencia para muchos autores que vinieron después.

Ursula K. Le Guin fue una escritora prolífica (escribió cuentos, novelas, poesía y realizó varias traducciones excelentes, destaco sus Selected Poems of Gabriela Mistral, sí: Gabriela Mistral), de manera que hay mucho donde escoger para comenzar a adentrarse y disfrutar de sus libros.

Una forma fácil de empezar es escoger algún libro de sus ciclos (no necesariamente sagas, sino novelas y cuentos ambientadas en un universo particular), como el clásico Earthsea (en español: Terramar), el ciclo Hainish (en español: Ekumen) y los Anales de la Costa Occidental.

Terramar

 

Terramar es una de las obras de fantasía clásica y uno de los triunfos de Le Guin al presentarnos un universo conformado por un archipiélago con dragones y magos, pero donde el sistema de magia en una novela de fantasía por primera vez es muy sencillo. Acá, empezar con la primera novela de esta saga: Un mago de Terramar (publicada en 1968), que nos muestra el viaje del héroe en la historia de Gavilán, un niño que ha sido profetizado como futuro Archimago, pero que debe afrontar distintas pruebas para aprender a manejar su poder. No esperen grandes demostraciones de magia, es más bien una novela lenta, que se enfoca en el aprendizaje del protagonista y su sensación de ser una fuente de desequilibrio para su mundo.

Es un justo clásico y es una pena que Studio Ghibli llevara a animación (“Los cuentos de Terramar”) los tomos tercero y cuarto de esta saga: La costa más lejana y Tehanu, con un resultado que desanimó muchísimo a Le Guin. Estas novelas se podrían leer de manera independiente, pero es mejor leerlas en orden: Un mago de Terramar, Las tumbas de Atuan, La costa más lejana, Tehanu y En el otro Viento. Las cinco novelas están editadas por Planeta en un solo volumen llamado: Historias de Terramar. Además el ciclo tiene dos libros independientes: Cuentos de Terramar y Las doce moradas del viento. Muy recomendables también.

Hainish (Ekumen)

 

Hainish (Ekumen) es el universo de ciencia ficción de Le Guin donde Hain es el planeta que coloniza la Tierra. En español se usa el nombre de la federación galáctica de mundos habitados por seres humanos (Ekumen). Acá hay varios libros que son clásicos, entre esos, uno de mis libros favoritos de la vida: Los desposeídos (publicado en 1974): otro viaje iniciático, en este caso el de Shevek, un científico que vive en Anarres, una luna donde los anarquistas han sido desterrados y han formado una comunidad que sobrevive sin mayor contacto; hasta que para continuar su trabajo Shevek decide huir.

Si algo resulta interesante es como la autora muestra el resultado de una ideología política como el anarquismo, de manera apasionante y muy conmovedora. Sin caer en la trampa de mostrar el anarquismo como la panacea (aunque claramente, tiene sus simpatías) y el capitalismo como fuente de todos los males de la sociedad, vamos descubriendo junto con el protagonista estos mundos tan distintos entre sí: el planetoide anarquista Anarres (que se ha transformado en limitante para su trabajo como físico, por la excesiva burocracia, entre otros problemas) y el mundo principal llamado Urras. La novela es la descripción de un viaje que cambiará ambas sociedades, que se ignoraban completamente. Emotiva y capaz de generar interés aún al menos interesado en política. Esta novela, que podría ser tan árida, está llena de poesía e ideas bellísimas, como los “hermanos de nombre”, ya que en Anarres los nombres de las personas se asignan al azar y si por casualidad un nombre llega a repetirse, indica una conexión especial entre esas personas.

En este ciclo hay otras novelas de ciencia ficción excelentes, como La mano izquierda de la oscuridad o El nombre del mundo es bosque. Todas se pueden leer de manera independiente.

Anales de la Costa Occidental

 

Anales de la Costa Occidental es considerada una saga menor dentro de la bibliografía de Le Guin, pero creo que es una alternativa de literatura de fantasía juvenil de calidad. Es además una de las últimas obras de ficción de Le Guin (junto con la bellísima Lavinia, publicada el 2008, que narra la historia de la Eneida y la construcción de Roma, usando la voz de un personaje menor, apenas mencionado por Virgilio en la narración original),  antes que se dedicara exclusivamente a escribir sobre crítica literaria.

Esta trilogía cuenta la historia de un adolescente (Orrec) que va a heredar un terrible don de su familia: el poder de “deshacer” literalmente todo y su lucha por ver si es algo que realmente quiere o no. Para empezar con la fantasía de Le Guin es un buen comienzo, son tres libros rápidos de leer, entretenidos y que nos muestran una vez más el sistema de magia clásico de Le Guin: el poder de las palabras: Dones, Voces y Poderes.